jueves, 11 de julio de 2013

CRISTIAN NEBOT LA ESENCIA DE LA SUPERACIÓN


Hoy encarnamos el famoso dicho popular de 'mas vale tarde que nunca' para describir la historia de Cristian Nebot, una persona que decidió mostrarle al mundo que está dispuesto a superarse por más adversidades que la vida le haya puesto en el camino.



Cristian regenta un taller de mecánica en la localidad de Cabanes, y desde hace unos meses decidió emplear parte de su tiempo para practicar de nuevo deporte.
Lo del running no le viene de nuevo, ya que hace unos cuantos años se inició en este mundo de las zapatillas, no obstante todo cambió hace un año y medio, cuando Cristian sufrió un serio problema en su rodilla, el cual le hizo replantearse muchos aspectos de su vida deportiva.


Pero en Abril de este año, Cristian decidió enfrentarse de nuevo a sus miedos y sentir que podía romper barreras y descubrir viejas sensaciones positivas.
Pero toda preparación necesita la ayuda de un entrenador que te ayude a avanzar hacia tus objetivos, y es ahí donde se puso en contacto con David, no hace mucho tiempo que trabaja junto a él, pero el preparador le ha cambiado su actitud, gracias también al sacrificio de Cristian.

Un buen deportista es como un coche bien conjuntado como los que repara Cristian en su taller, requiere de mucha paciencia y mucho esfuerzo; conseguir trabajar todas las piezas para que salga un buen resultado final, ya sea la puesta a punto de un coche, o el cumplimiento de una planificación deportiva, y de eso sabe mucho Cristian, porque a día de hoy se siente cada vez mejor en su vida, y mucho más contento porque ve como se van logrando los objetivos que le van marcando semanalmente.

El deporte ha sido capaz de inculcarle un bienestar psicológico que nunca antes había tenido, y por eso sus aspiraciones ya no se limitan a sentirse bien, sino que ahora incluso se atreve a plantearse grandes objetivos concretos.


La de Cristian es una historia fascinante, porque vio en uno de los momentos más duros de su vida la oportunidad de cambiar, de sentirse mejor consigo mismo y de tener una mejor cara ante la vida.
Hoy Cristian compite contra si mismo, y se esfuerza para conseguir su mayor reto: la MIM 2014, aunque es consciente que de momento, la carrera más importante de su vida ya la está ganando: la de superarse día a día